domingo, 5 de junio de 2011

Crush !

Crush!
hice con la mente.
Si me ves estoy bien, y entera.
"Parao... siempre parao" suena la negra en esta idea. 
Pero el crush!,
está ahí entre las telarañas aneuronadas,
apretujadas en todo lo que no puede saltar. 
Con un ruidito tan molesto,
tan inminente,
tan persistente.
De cr...y de sh...
un tanto rítmico en el tiempo.
Y qué ridiculez describir
lo que me está agobiando no puedo ser objetiva
y no quiero caer en exageración.
Aunque no me cuesta...
y no me queda otra. 
¡Crush! (craaaash)
Para expresarlo, por lo menos en onomatopeya. 
A cada paso se me resquebraja todo ahí dentro y suena a mil.
Una canción presente embazada en cefalea. 
Yo no se bien qué moco me mandé, 
que pasó...
para dejarme así...
o qué atrocidad hizo trizas
cual porcelana que cayó del mueble viejo
mi cerebro,
que duele. 
Quizá no tenga connotación negativa, y simplemente ... no sea fácil. 
Y estoy pensando tanto en crush que busqué en internet qué significa:
bebida naranja, disco de Bon Jovi...
no es eso lo que me habita.
Será el quiebre etario
el planeo en cámara lenta sobre abismos e islotes...
entre tierras firmes, 
sobre patines
y nubes de acero.
El poderoso piolín que me amarra hace un tiempo. 
Será un susurro de "por aquí" o de "por allá",
una elección. 
Hacia adelante y hacia atrás.
No me convence del todo el error. 
No logro dilucidar si es una naturaleza patológica o ...
no. 
Será el resultado de un bombardeo 
al muy esponjoso e hiperreseptivo ultimamente 
que no intuía su cuarta guerra mundial. 
Un momento que no culminó,
un par de cabos sin atar,
la bolsa de preguntas,
la energía que autómata y rebelde
no me abandona.
Crush!
hojas secas abatidas por mil pies en el centro...
Crush!
 atragantarse con un sentimiento...
Crush!
tostadas quemadas y mate frío...que te recuerdan lo que no hiciste.
Crush!
te digo...
Rotura de algún cimiento, otro en crecimiento. 
Y es la noche quien me está desquiciando, 
porque con los rayitos de sol que vea
mañana,
a través de la persiana,
poco a poco amainarán sedosas mis melanges.


Me sorprende razonar algo en este estado.
Y mucho más escribirlo, pero aquí voy. 

Convivo con mi crush (le alquilo un sector en la calota o algo así)
y hasta desparasitarme de él trataré de aprovechar su insoportable impulso creador. 

¿Me estoy quebrando para renacer?
Me estoy dando la oportunidad. 

- tucumán 2010 - 

2 comentarios:

  1. Dátela, simpre dátela...

    ResponderEliminar
  2. siempre, sería. la dislexia me persigue

    ResponderEliminar